Historia

Originalmente la región estuvo habitada por tribus seminómadas de otomíes, y adquiriría importancia durante el Vierreinato pues por aquí pasaba el “Camino de la Plata”, cuyo trazo delineó Sebastián de Aparicio desde 1548, como consecuencia de haberse descubierto los minerales de oro y plata de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí. De esta manera, la parada de las carretas y diligencias se encontraba al Poniente del poblado de Pedro Escobedo por lo que las primeras casas se construyeran por ese rumbo.

La época de la Conquista y Virreinato comienza en los primeros años del siglo XVI, con la toma de Tenochtitlan, que después de una heroica defensa por parte de los aztecas, cae en poder de los españoles el 13 de agosto de 1521. Existe un escrito en el Archivo General de la Nación, en la sección General de Partes, en los folios 164 y 165, fechado el 10 de abril de 1576; concediendo una licencia a los naturales otomíes que ya se encontraban asentados en los valles de Maxcala, Atongo, Alfajayucan y Telayupa.

A la sazón, Maxcala era considerado “Presidio”, esto es, la población que en ese momento presidía el control del nuevo orden de la ocupación española. Y por tanto, la ocupación de los terrenos en los que ahora se asienta Pedro Escobedo, había sido con mucho rebasada, más probablemente, deben haberse encontrado ocupadas por Otomíes desde tiempos remotos.

Debemos considerar también que por aquí pasaba el “Camino de la Plata”, cuyo trazo delineó Sebastián de Aparicio desde 1548, como consecuencia de haberse descubierto los minerales de oro y plata de Zacatecas en 1546, los de Guanajuato en 1556 y los de los alrededores de San Luis Potosí en 1573. Es tradicional que la parada de las carretas y diligencias se encontraba al Poniente del poblado de Pedro Escobedo y que las primeras casas se construyeran por ese rumbo y también el primer edificio de gobierno estuvo situado al Poniente del actual.

También es creíble que al arroyo que pasaba por aquí se le nombrara Arroyo Seco en comparación con el río San Juan en donde los que transitaban la Ruta de la Plata se veían obligados a detenerse en tiempos de lluvias por meses enteros; hasta que para solucionar este problema, se construyó el puente de Sebastián de Aparicio en el año de 1570.

Respecto a los movimientos armados de México, Independencia e Intervención Francesa, podemos expresar que el territorio del municipio de Pedro Escobedo no fue lugar apropiado, ni táctica ni defensivamente, por que su superficie plana sin accidentes geográficos no se facilita para ello; en cambio si fueron y vinieron, pero siempre de paso, los contingentes armados que intervinieron en ellos.

Las comunidades se fueron formando como resultado de la necesidad que tuvieron las haciendas de asegurar la mano de obra necesaria para el desarrollo de sus programas de trabajo. A fin de estimularlos para que no abandonaran sus labores, proveían a cada trabajador de una pequeña parte de tierra para que construyeran sus viviendas cerca de las haciendas o en derredor de sus principales estancias.

Los acontecimientos revolucionarios se llevaron a cabo a lo largo de las líneas del ferrocarril, por lo que en la población de El Ahorcado fue en donde quedaron centradas acciones de trenes de guerra, pero siempre circunscritas a movimientos de paso.

El origen de la Cabecera Municipal

La comunidad de Pedro Escobedo, ahora Cabecera Municipal, fue una población conocida ancestralmente como Arroyo Seco. Sin embargo, después de la Reforma de Don Benito Juárez, venía germinando en el ámbito de los pobladores la necesidad de crear una traza de pueblo.

Con los aires de modernidad prevalecientes durante el Porfiriato, fue Don José Piña Soria quien por los años de 1880 adquirió tierras de la margen Sur de la hacienda de El Ahorcado en donde comenzó a empedrar un gran cuadro que posteriormente sería la Plaza Principal del Pueblo, erigiendo allí mismo su propia casa, por lo que puede ser considerado como el pionero de la nueva traza de Pedro Escobedo.

Posteriormente hizo donación de todas esas instalaciones y, con la participación de los vecinos, se construyó la iglesia chiquita, dando con ello origen al templecito que fuera la primera parroquia.

En los tiempo porfirianos poco antes de la Revolución, los gobiernos de los pueblos eran un quehacer que desempeñaban los “Jueces de Acordada”, fue por entonces que uno de ellos procedente de Amealco llamado Vicente Piña, acompañado de su familia vino a radicar a la localidad.

Años después existe el recuerdo de otro Juez de Acordada nombrado Catalino Mancilla, quien detentó la autoridad por haber sido enviado con ese objeto de la ciudad de San Juan del Río.

Después del Congreso Constituyente de Querétaro en el año de 1917, empezaron a ejercer dicha responsabilidad los Delegados Municipales, entre los que recordamos a Joaquín Landeros Ordóñez, quien tomó posesión de este cargo en abril de 1926. Este cargo de Delegado Municipal muchas veces era por nombramiento directo que hacía el gobernador del Estado, tenía duración de dos años y no era nada raro que los mismos delegados, en muchas ocasiones, fueran ratificados por periodos sucesivos o alternos.

Con la promulgación de la Ley 74, expedida por la XXXII Legislatura, que modificó la llamada Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de Querétaro, el 3 de julio de 1941 se dio origen al Municipio Libre de Pedro Escobedo.

Mapa

Localización Geográfica del Municipio

 

5 de Mayo Esq. Luis Pasteur s/n

Colonia Centro Histórico

Querétaro, Qro. C.P. 76000

Teléfonos: (442) 238 50 00